martes, 11 de junio de 2013

Las vanguardias del siglo XX: Expresionismo

El expresionismo fue un movimiento cultural surgido en Alemania a principios del siglo XX. Los expresionistas defendían un arte más personal e intuitivo, donde predominase la visión interior del artista (la “expresión”) frente a la plasmación de la realidad (la “impresión”).

El expresionismo suele ser entendido como la deformación de la realidad para expresar de forma más subjetiva la naturaleza y el ser humano, dando primacía a la expresión de los sentimientos más que a la descripción objetiva de la realidad.

Sus colores son violentos y su temática de soledad y de miseria. El expresionismo defendía la libertad individual, la primacía de la expresión subjetiva, el irracionalismo, el apasionamiento y los temas prohibidos.

El expresionismo no fue un movimiento homogéneo, sino de gran diversidad estilística.

Precedentes del Expresionismo:

Encontramos algunas raíces del expresionismo en las pinturas negras de Goya, que rompe con las convicciones con las que se representaban las anatomías para sumergirse en el mundo interior. Sin embargo, los referentes inmediatos son Van Gogh y Gaugain, tanto por la técnica como por la profundidad psicológica.

El expresionismo se inicia con un período preliminar representado por el belga Ensor (1860-1949) y el noruego Munch (1863-1944).

J. Ensor, “Autorretrato con máscaras” (1899)
 
 
E. Munch, “El grito” (1893)
 
 
Expresionismo alemán:
 
En Alemania se organizó principalmente en torno a dos grupos:
 
·      Die Brücke (El puente): fundado en Dresde en 1905. Con una técnica similar al movimiento fauvista francés en cuanto a la intensidad de las siluetas y las masas cromáticas, prefiriendo los tonos oscuros, difieren por la plasmación de las angustias interiores del hombre y sus preocupaciones existenciales.
 
Destacan como miembros de este grupo Ernst Ludwig Kirchner y Emil Nolde. Son artistas comprometidos con la situación social y política de su tiempo.
 
E. L. Kirchner, “La cala” (1914)
 
 
E. Nolde, “Danse autor du Veau d´or” (1910)
 
 
·      Der Blaue Reiter (El jinete azul): fundado en Múnich en 1911. Lo integraron numerosos artistas: el alemán Franz Marc, el ruso Wassily Kandinsky, el suizo Paul Klee, August Macke y Gabriele Münter, entre otros.
 
El arte del Jinete azul es más exquisito, subjetivo y espiritual que el de Die Brücke. Les importa más el cómo de la representación que el qué. Los artistas creían que el significado y el sentido de cada cuadro están en manos del propio espectador. El artista da forma a la emotividad en su obra y a su vez el cuadro causa en quien lo observa determinados sentimientos.
 
F. Marc, “Caballos azules” (1911)
 
 
·      Después de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) apareció la llamada Nueva Objetividad, que surgió como rechazo al individualismo expresionista defendiendo un carácter más social del arte.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario